El internet de las cosas como mecanismo de sustentabilidad tecnológica

El internet de las cosas o IoT, es un concepto que permite conectar dispositivos y objetos cotidianos a internet, desde un microondas o ampolletas de luz hasta equipos médicos o antiguas máquinas de la minería.

Hoy, con la evolución tecnológica y las constantes actualizaciones, nos han obligado a cambiar nuestras herramientas sin considerar que la misma se puede modernizar.

Tanto así, que en Chile desde el 2017 se generan 9,7 kilos de chatarra electrónica al año por habitante, alcanzando un total de 168.116 toneladas de residuos, dejando a nuestro país en el primer lugar de Latinoamérica en la generación de desechos.

Además, éstas cifras se complementan con los datos arrojados por el Ministerio del Medio Ambiente y Fundación Chile, los que señalan que sólo el 3,4% de los aparatos electrónicos son reciclados o tratados.

Y es aquí donde radica el problema, ante la crisis ambiental donde los esfuerzos por reducirla cada vez tienen menos impacto, existen formas para modernizar un dispositivo sin la necesidad de desechar y comprar uno nuevo.

“El internet de las cosas, no solo permite el ahorro económico a una organización o persona natural, sino que impacta directamente en reducir el impacto medioambiental, debido a los procesos tecnológicos que permiten una gestión eficiente de los recursos respaldada con datos en tiempo real”, señala José Reyes, Gerente General de Vigalab.

Por ejemplo, Vigalab ha desarrollado e implementado soluciones IoT que conectan empresas, máquinas y personas en diferentes áreas, como en la certificación de la calidad de aguas puras para tratamientos médicostrazabilidad inteligente en tiempo de pandemia y monitoreo de antiguas máquinas mineras que se transforman en fuentes de datos en tiempo real.

Si bien la transformación digital de miles de empresas fue exponencial durante la pandemia, esto no significa que nos olvidemos de los impactos negativos que podría generar, por lo que realizarlo de forma consciente y con tecnología amigable crea un valor agregado al proceso evolutivo.

Fuente: El Desconcierto

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: