Optimizar cada metro verde en Chile: la misión del Laboratorio Vegetal

La escasez hídrica es creciente en el país, lo que se suma al aumento de las temperaturas. Una iniciativa busca combatir el grave riesgo que enfrentan hoy los parques y plazas.

En un sector costero cada metro cuadrado de pasto verde, como el que encontramos normalmente en plazas o parques, consume cerca de 9 litros de agua por día. «En la ciudad va a llegar un momento en que se va a tomar una decisión: o regamos o tenemos agua para consumo humano», advierte en Plaza PAUTA el biólogo de la Universidad Católica de Valparaíso Salvador Donghi.

Fue ante problemáticas como esta que Donghi -junto con diversos científicos- construyeron un Laboratorio Vegetal, a través del cual comenzaron a investigar una nueva forma de hacer parques para acomodarlos a la realidad hídrica nacional y mundial.

El estudio «Actualización del Balance Hídrico Nacional» –liderado por la Universidad de Chile y la Pontificia Universidad Católica de Chile, en conjunto con la Dirección General de Aguas (DGA)– analizó 174 cuencas hidrográficas del país. El resultado fue el que se preveía: se proyectó una disminución generalizada de los recursos hídricos.

Los motivos que explicarían esta situación serían el aumento en la demanda de usuarios de agua, los cambios en el uso de suelo y las variaciones climáticas.

El problema es que las proyecciones no son muy auspiciosas. Para el período 2030-2060, el estudio indica que el cambio climático generaría una reducción de los caudales medios anuales que podría llegar hasta 25%.

En Chile, el 76% de la superficie está afectada por la sequía y el suelo degradado. Si a esto se le suma, además, el aumento de la temperatura y una disminución de las precipitaciones, la ecuación resulta en que faltaría agua para regar los parques.

La misión del laboratorio

«El objetivo es poder encontrar una fórmula que permita replicar de forma exitosa lo que la naturaleza en los medios silvestres lleva haciendo con tiempos evolutivos prácticamente desde el alzamiento final de la cordillera de Los Andes; es decir, cinco millones de años», indica Donghi sobre la labor del Laboratorio Vegetal.

En otras palabras, en lo que se ha estado trabajando es en encontrar qué especies vegetales se relacionan de mejor manera entre sí, para de este modo potenciar su crecimiento e incluso impulsar la llegada natural de fauna de insectos. «Son sistemas vegetales que se mantienen absolutamente autónomos y solos», señala el biólogo.  

Además, Donghi cuenta que la experiencia comenzó hace prácticamente tres años y medio, y que uno de los temas que debían desarrollar era poder obtener un índice de medición que les permitiera poder demostrar el aumento de la masa vegetal. «A partir de ese entonces hoy tenemos resultados sistemáticos que han ido demostrando cómo ciertas asociaciones son más exitosas en términos de generar masa vegetal», explica.

Si un metro cuadrado de pasto normal -reconocido como una especie sumamente delicada y que necesita de mucha agua para sobrevivir- consume nueve litros de agua al día, lo optimo en tiempos de sequía y escasez hídrica es optimizar esos nueve litros al máximo.

¿Pero cómo?, podría preguntarse. Aumentando el volumen vegetal que se desarrolle por metro cuadrado y que esto se haga con las especies idóneas.

Fuente: pauta.cl

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: