Los árboles nativos que buscan proteger el agua: relatos desde La Araucanía

40 familias de la comunidad Marileo de Lautaro plantaron maquis, lingues, arrayanes y quillayes, sumando 800 árboles nativos que enriquecen las quebradas del predio. ¿El objetivo? Proteger las vertientes que aseguran el abastecimiento de agua. Una acción sustentable que es posible gracias a Desafío Levantemos Chile y CMPC, donde los verdaderos protagonistas son los beneficiados.

En octubre del 2020, la comunidad Marileo, al interior de Lautaro en La Araucanía, vivió un hito que les cambió la vida. Tras años recibiendo agua con camiones aljibe, lograron obtener de manera permanente una vertiente para el abastecimiento de agua, luego que el proyecto Desafío Agua para Chile, iniciativa de CMPC y Desafío Levantemos Chile, levantó este proyecto, que se caracteriza por entregar soluciones de acceso rápido a agua potable, beneficiando a 250 familias; y, al término de este 2021 se esperan sumar a 500 familias más al programa.

Pero el agua en sus viviendas no es suficiente a menos que se piense en una forma de cuidar este elemento. En la comunidad Marileo, por ejemplo, el agua proviene de vertientes naturales que corren por quebradas. El proyecto también contempló el cierre perimetral de éstas para proteger el área de los animales y además de enriquecer la topografía con más árboles nativos.

Miembros de las 40 familias se reunieron con las organizaciones para plantar maquis, lingues, arrayanes y otras especies nativas para cuidar las quebradas del predio y así proteger hacia el futuro los recursos naturales. Son sus historias las que dan cuenta de la importancia de este evento:

Leticia Colihuinca Allanao, beneficiada con la iniciativa: “No podíamos lavar la loza, la ropa, teníamos que acarrear agua con balde para la casa y también para darle a los animalitos y a los pollitos. Este proyecto cambió la vida de 40 familias, es algo súper lindo”.

Andrés Paillao Paillao, vecino beneficiado: “Antes no teníamos agua en la casita ni para hacer comida o tomarnos un cafecito, había que esperar al camión aljibe y de repente no venía. Este proyecto de Desafío del Agua nos cambió bastante la vida. En las quebradas se plantan árboles nativos para cuidar la producción del agua”.

María Aravena Llancaqueo, presidenta del Comité de Agua de la comunidad Marileo: “Sinceramente, estoy muy feliz por tener agüita, y haber podido plantar una plantita en la quebrada fue emocionante, porque con esto estamos ayudando a proteger nuestra fuente de agua. Además, estoy agradecida de CMPC y de Desafío, porque hemos logrado tener agüita en nuestras casas”.

Nicolás Birrell, director ejecutivo de Desafío Levantemos Chile: “La pandemia dejó en evidencia la falta de acceso a recursos básicos, principalmente en zonas rurales. Por lo mismo, este proyecto junto a CMPC ha sido un gran compromiso con las comunidades beneficiadas, sabemos lo importante que son este tipo de iniciativas y cómo pueden cambiar la vida”.

Juan Carlos Navia, jefe de Asuntos Corporativos Zona Sur de CMPC: “Con el establecimiento de más árboles nativos, lo que estamos haciendo es asegurar y proteger esta fuente de agua que surte bondadosamente a las familias de Marileo beneficiadas con el proyecto Desafío Agua para Chile”.

Fuente: La Tercera

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: