Gobernador electo de Magallanes delinea propuestas de desarrollo y asegura que «congelaría» concesiones a salmoneras

Un importante paso para la descentralización en el país se concretará el próximo miércoles, día en que las nuevas máximas autoridades de gobernadores regionales -por primera vez electas por la ciudadanía- asumirán en sus cargos.

En el caso de la Región de Magallanes, quien asumirá por primera vez esta histórica tarea será el médico cirujano Jorge Flies, quien ya tuvo una experiencia al mando de la región al desempeñarse como intendente durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet, un cargo que en cuatro días más oficialmente desaparece, para dar el pase a los gobernadores.

En entrevista con Emol, Flies delineó lo que serán los ejes de su mandato en materia de desarrollo económico, en un complejo contexto en que deberá empujar la reactivación de la región tras el duro golpe recibido por la crisis derivada de la pandemia de covid-19.

En primer lugar, el gobernador electo destacó el crecimiento de la Región de Magallanes mientras él fue intendente. «Magallanes creció desacoplada del resto del país. Mientras el país crecía 1%, la Región de Magallanes creció 10%», sostuvo. Un dinamismo, dijo, que «por razones obvias» se frenó con el arribo del coronavirus. Con todo, aseguró que la región ve «con bastante optimismo» lo que viene por delante, gracias a su matriz productiva «diversificada».

En ese sentido, que el gobierno regional deberá desplegar un «esfuerzo importante» para levantar al golpeado turismo, uno de los sectores económicos que más peso tiene en Magallanes. Pero, Flies también subrayó el aporte del comercio en la zona. «Tenemos zona franca, entonces, el ámbito comercial también es de gran peso. Y a eso hay que sumar el ámbito de los hidrocarburos, especialmente lo que hace Enap y algunos CEOP en el ámbito de gas, petróleo y metanol, que se quedan en los ámbitos clásicos en los que se han desarrollado».

Flies, además, apostaría por otras tres áreas productivas para desarrollar en la región: «Chile ha apostado por el desarrollo del hidrógeno verde como competidor no solamente nacional, sino que mundial, tanto con su energía solar en el norte como su energía eólica en la Región de Magallanes», dijo.

«Estamos hablando de una industria que, probablemente, en los próximos ocho años, pase a ser el eje principal productivo de la región», aseguró. «Estamos hablando de un cambio histórico en la producción con compromisos ya muy importantes de empresas nacionales e internacionales para el desarrollo del hidrógeno verde en todas sus gamas de producción», agregó.

Lo segundo, continuó, es realizar un esfuerzo importar en lo que es tecnología de la información. «Se ha hablado ya con empresas norteamericanas y chinas que tienen interés de colocarse no solamente en guardar información, sino que de procesar localmente información en lo que, estamos hablando, de barrios digitales y tecnologías de información. Ese es otro polo importante que en los próximos años vamos a estar desarrollando», afirmó la autoridad.
«Y un tercero es todo lo que tienen que ver, en esa línea del conocimiento, con una apuesta que ya tomamos desde el Gobierno pasado, que es apostar por las mentes chilenas. Y eso significa tener centros de investigación tanto básicas como aplicadas en la región», añadió.

Congelar concesiones a empresas salmoneras

Por otra parte, Flies se refirió a la posibilidad de replicar la norma aprobada hace algunos días en Argentina, donde el Parlamento visó una ley para prohibir la cría de salmones en Tierra del Fuego, argumentando que es una zona altamente turística -al igual que Magallanes-, y que el impacto medioambiental de la industria salmonera afecta aquello.

De hecho, entre los argumentos de los parlamentarios y agrupaciones medioambientales en el país trasandino, sostuvieron que esto también es una señal para Chile, en el sentido de poner fin a la industria y cuidar los mares patagónicos.

Según el médico, el sur de Chile tiene una experiencia «bastante agraz» con las empresas salmoneras. «Las externalidades negativas se quedan en las regiones donde están operando, ya sea el daño ambiental o, en el caso de la crisis sanitaria, el desempleo masivo», acotó.

«De forma reiterada hay incumplimiento de empresas, inclusive que tenían certificaciones internacionales que finalmente incumplieron».

Dicho esto, afirmó que hay «dos temas: hay derechos adquiridos, que nosotros vamos a pedir permanentemente que la responsabilidad social y la fiscalización ambiental sean muy estrictas», además de ver «sus ubicaciones dentro de los canales de parques nacionales, para, si es necesario, reubicarlos».

El segundo tema, agregó, tiene relación con que «si queremos o no» que haya nuevas concesiones para la industria salmonera en Magallanes. «Creo que la opinión generalizada en la región» apunta a que «no sigan aumentando los espacios donde se instalan estas empresas», aseveró.

Por ello, resaltó que «lo más probable es que en el modelo de desarrollo de la Región de Magallanes, vamos a seguir con el modelo -tal como lo hicimos en el Gobierno anterior- de congelar concesiones, de no dar más concesiones en el territorio marítimo».

«Lo que no puedo hacer como gobernador, ni tampoco el Estado de Chile, es enajenar propiedad a menos que sea una decisión expropiatoria, que no es la lógica por lo menos hasta el momento de la jurisprudencia nacional», aseguró.

Entonces, «si efectivamente están las que están hoy día en la región, van a tener que responder a su responsabilidad social, que es insuficiente, y van a tener que responder a una fiscalización más intensa y a responder efectivamente, a evitar el daño que en otras regiones y en nuestra región han provocado».

También resaltó la importancia de la «responsabilidad empresarial», afirmando que deben ser capaces, al menos, de «responder a sus mismos estudios de impacto ambiental». En esa línea, expuso que en el Gobierno anterior «nos juntamos en reiteradas oportunidades, de hecho, habíamos llegado a un acuerdo. Por eso hay un tema de dulce y agraz, porque a pesar de que se llegaron a acuerdos, hay muchos que no los cumplieron. Por eso, una vez asumidos, obviamente por ley de lobby, vamos a volver a juntarnos con ellos».

Reparos a la privatización de puerto

Asimismo, Flies se refirió a su política de desarrollo de puertos, puntualmente al proceso de licitación que se está llevando adelante para el puerto de Magallanes, proceso de privatización que el Gobierno también está impulsando para los puestos de Puerto Montt y Chacabuco (Región de Aysén). Se trata de los únicos tres puestos estatales de la zona austral del país.

De hecho, la gobernadora electa de Aysén, Andrea Macías, ya ha manifestado su postura en contra, emplazando al Ejecutivo a dejar sin efecto la privatización de los puertos.

Al respecto, Flies sostuvo que, en principio, «no se pueden tomar determinaciones sin que estén las nuevas autoridades en sus cargos», añadiendo que «estos son los tres únicos puertos en Chile de carácter público con un enfoque totalmente distinto a los del resto del país. Son puertos de abastecimiento y de logística regional, más que exportación».

«Particularmente Magallanes, su historia está ligada a su orientación marítima, entonces el tema de puertos no puede estar hoy día amarrado a una licitación a 20 años cuando recién están partiendo los gobiernos regionales». Así, manifestó que «hoy nos facilita mucho más a nosotros que se mantenga como puerto estatal, por la historia e informes que tenemos», dijo.

«El aporte que significa la privatización tanto en mano de obra, inversión y externalidades para las regiones, no han sido lo que se ha prometido en estas licitaciones. Y hoy día con la Empresa Portuaria Austral, en su condición de empresa pública, las relaciones son excelentes y habitualmente ha sido un aporte importante no solamente en Punta Arenas, sino en toda la Región de Magallanes», concluyó.

Fuente: Emol

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: