De manera histórica, Argentina se convierte en el primer país del mundo en rechazar la salmonicultura: fueron prohibidas en Tierra del Fuego

En Argentina, el único lugar viable para este tipo de industria son las prístinas aguas del Canal Beagle en Tierra del Fuego. Pero estas aguas, además de concentrar el 50% de los bosques de macroalgas que existen en ese país, son uno de los grandes sumideros de carbono del planeta y “hotspot” de biodiversidad. En 2018 el gobierno de Argentina y el de la provincia de Tierra del Fuego permitieran a la Corona Noruega el desarrollo de esta industria en el Canal de Beagle.

Por unanimidad, la legislación de la provincia de Tierra del Fuego aprobó hoy la prohibición de instalar salmoneras en su territorio convirtiendo a Argentina en el primer país del mundo en pronunciarse en contra de este tipo de operaciones que arrasan contra el ambiente marino y afectan a las comunidades costeras en varias partes del planeta.

La iniciativa había sido presentada en marzo de 2019 por la vicegobernadora, Mónica Urquiza (que en ese momento era legisladora) y el legislador Pablo Villegas del Movimiento Popular Fueguino, poniendo con esto al país trasandino en ojos del mundo por tomar una definición de esta magnitud en pro del cuidado del medioambiente. Esto luego de que en 2018 el gobierno de Argentina y el de la provincia de Tierra del Fuego permitieran a la Corona Noruega el desarrollo de esta industria en el Canal de Beagle.

Tras la aprobación hoy, Villegas manifestó que “la sanción de esta ley es una clara y contundente definición institucional que destaca la importancia que tiene para los fueguinos, la protección y conservación de nuestros recursos naturales, del patrimonio genético de nuestros seres vivos y de su ambiente para un desarrollo económico sostenible”.

En Argentina, el único lugar viable para este tipo de industria son las prístinas aguas del Canal Beagle en Tierra del Fuego. Pero estas aguas, además de concentrar el 50% de los bosques de macroalgas que existen en ese país, son uno de los grandes sumideros de carbono del planeta y “hotspot” de biodiversidad.

En una publicación del medio trasandino Infobae, David López, residente de Tierra del Fuego y miembro del equipo de Sin Azul no hay Verde de la Fundación Rewilding Argentina, expresó que “la salmonicultura hubiese representado una amenaza para la economía de la provincia, ya que en Ushuaia la mitad de las familias dependen del turismo, una actividad que no podría convivir con el impacto ambiental de la industria”. En pocas palabras, agregó, “esta ley es un ejemplo del cuidado de un modelo económico y productivo sostenible que respeta tradiciones culturales y prácticas artesanales que generan puestos de trabajo genuinos”.

Contraste chileno

Para el representante de la comunidad Yagán, David Alday, se trata de “un hito tremendo el que han logrado del otro lado del canal. Nosotros conseguimos sacar las salmoneras y ellos lograron que no haya salmonicultura. Esto tiene un gran impacto para nosotros, es una señal y un respaldo a nuestra comunidad y territorio indígena y al archipiélago”. “Queremos que en Chile esto se sepa, que del último lugar del planeta se ejecutó un hito contra una industria tan destructiva como la salmonicultura”, dijo.

Misma reacción tuvo el ingeniero de recursos naturales renovables de Geute Conservación Sur, Javier Trivelli, quien señaló que con esto se permitirá que exista un reservorio de biodiversidad que permitirá restaurar los mares chilenos que están siendo impactados por la industria. Pese a esto, advirtió que “hay ecosistemas marinos vulnerables en la zona que son de muy lenta recuperación.

La vocera de Greenpeace Chile, Estefanía González, señaló que “este es un gran triunfo de la ciudadanía, de las organizaciones civiles y ambientales que se opusieron a la salmonicultura en el Beagle desde que se dieron a conocer los planes”. Por esto, dijo, “el llamado es a tomar este ejemplo de Argentina y poner una moratoria definitiva a todas las salmoneras en Chile, no permitir ni una más y avanzar hacia una Patagonia sin salmoneras”.

Fuente: La Tercera

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: