Cámara de Diputados aprobó y despachó el proyecto de ley que prohíbe la instalación y operación de nuevas termoeléctricas a carbón y fija el cierre para las existentes al año 2025

De manera contundente, la Cámara de Diputados aprobó y despachó el proyecto de ley que prohíbe la instalación y operación de nuevas termoeléctricas a carbón y fija el cierre para las existentes al año 2025. La iniciativa obtuvo 93 votos a favor, 5 en contra y 47 abstenciones.

La ley bautizada por los ambientalistas como la Ley AES Gener, «viene a hacer justicia con las zonas de sacrificio donde tanto AES Gener como Colbún no han definido fecha de cierre para 14 centrales, en el marco del criticado Acuerdo Voluntario de Descarbonización entre las empresas y el gobierno anunciado en 2019, que les permite quemar carbón hasta el año 2040», señalaron desde la coalición Chao Carbón.

«AES Gener sólo se comprometió a cerrar 2 unidades obsoletas (Ventanas 1 y 2) de más de 50 años de operación, mientras que Engie y Enel ya anunciaron el cierre y reconversión de sus 12 termoeléctricas a carbón para 2025», agregan.

También señalaron que la descarbonización y descontaminación en Chile «no puede depender sólo de acuerdos público-privado y menos con plazos a voluntad de quienes llevan décadas contaminando y enfermando a los habitantes de las zonas de sacrificio. Por ello es importante que el proceso de descarbonización de la matriz eléctrica sea vinculante a través de una ley que dé lineamientos claros, plazos y certezas a los ciudadanos y a las empresas».

Según plantea el texto legal, informado por el diputado Gastón Saavedra (PS), estas instalaciones no solo son protagonistas de la generación de gases de efecto invernadero, sino que también produce daños nocivos en la salud de las personas y externalidades negativas en los suelos y agua donde se encuentran instaladas.

En Chile existen una veintena de centrales termoeléctricas a carbón en operación con una potencia instalada de 5.529 MW, ubicadas en Iquique, Mejillones, Tocopilla, Huasco, Puchuncaví, Curicó, Hualpén y Coronel.

En todas estas localidades se superan las normas de calidad del aire, por lo que han debido ser declaradas zonas saturadas de contaminantes atmosféricos y sometidas a planes de descontaminación.

El proyecto se discutirá ahora en el Senado, y en ese sentido, Chao Carbón manifestó que es imperativo por parte de esta Cámara que «apruebe esta ley que constituye un importante avance hacia la justicia social y ambiental en Chile; un tremendo aporte a la transición energética y al cumplimiento de nuestros compromisos de descarbonización en el Acuerdo de Paris».

Finalmente solicitaron al Senado «aprobar urgentemente el cierre de las 14 termoeléctricas a carbón que aún no tienen fecha de cierre.  Las comunidades de las 5 comunas denominadas zonas de sacrificio, las que no pueden esperar otros 20 años más. Los graves impactos a la salud de las personas por las emisiones, la destrucción del borde costero por varamientos de carbón y los episodios de emanaciones no se toleran más».

Fuente: El Mostrador

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: