Tras siete años de obras fue finalmente inaugurada en Chile la primera planta termosolar de Latinoamérica

El complejo termosolar, en combinación con su planta fotovoltaica de 100 MW, evitará la emisión de cerca de 640 mil toneladas de dióxido de carbono al año y generará energía equivalente a abastecer a 380 mil hogares aproximadamente.

Siete años después de que se instalara la primera piedra del proyecto en mayo de 2014 y tras una inversión que alcanzó los US$ 1.210 millones; fue inaugurada ayer en María Elena la planta de concentración solar en potencia (CSP) Cerro Dominador. Complejo que, junto a la planta fotovoltaica en funcionamiento desde 2017, tiene una potencia instalada de 210 MW. La planta aportará energía 100% renovable al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) que será producida durante el día y la noche, de forma flexible, confiable, segura, y evitando además la emisión de unas 640 mil toneladas de dióxido de carbono (CO2) anuales durante un periodo de 10 años.

ENERGÍA LIMPIA

Respecto de los aspectos medioambientales, el director ejecutivo de Cerro Dominador, Fernando González, dijo que el inicio de operaciones es un hito clave en los compromisos de descarbonización asumidos por Chile y es un gran aporte para tener una matriz energética renovable: «Estamos orgullosos de contribuir con energía limpia, flexible e innovadora en el logro de las metas de carbono neutralidad de Chile». En esa misma línea, el Presidente Sebastián Piñera, quien lideró la inauguración junto al biministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet, y la titular de Medio Ambiente, Carolina Schmidt; enfatizó que «la ciencia ha hablado en forma fuerte y clara, si no cambiamos el rumbo, vamos hacia un desastre ecológico, la ciudadanía nos exige como un imperativo moral cambiar ese rumbo, y la tecnología nos entrega los instrumentos para hacerlo».

PROTAGONISTAS

El biministro Jobet, en tanto, destacó la posición de Chile en la transición mundial hacia las energías limpias, pues «la innovación y las nuevas tecnologías serán fundamentales para alcanzar la meta de carbono neutralidad al 2050, y es por eso que seguiremos trabajando para impulsar y promover proyectos que permitan mejorar la calidad de vida de los chilenos y aportar a la descarbonización del planeta». «Nuestro país tiene de los mejores recursos solares y eólicos del mundo; recursos renovables que permitirán frenar el calentamiento global. Tenemos que aprovechar ese potencial de Chile para lograr una mejor energía y el país que queremos: dinámico, sustentable y con desarrollo enfocado en el bienestar de las personas», complementó el secretario de Estado.

CARBONO NEUTRALIDAD

«Chile es el país de América Latina con la mayor radiación directa y de menor atenuación atmosférica del mundo. Esta iniciativa será capaz de combatir los efectos del cambio climático, entregando energía renovable al sistema eléctrico nacional. Corfo es la agencia de desarrollo económico del Estado que ha ido preparando al país para los desafíos del futuro, y por eso fue una institución clave para levantar este proyecto innovador y sostenible, que nos permitirá avanzar hacia la carbono neutralidad», destacó, por su parte, el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Pablo Terrazas. La gerente general de la Cámara Chilena Norteamericana de Comercio, Paula Estévez, también valoró la inauguración, pues supone un «verdadero ícono de la transformación energética de Chile. Valoramos la puesta en marcha porque representa el compromiso de las inversiones estadounidenses con el país y es fiel reflejo de una mirada sostenible de hacer empresa, basada en estándares que promueven la diversidad, el emprendimiento económico, la responsabilidad con el medio ambiente y los territorios en los que se inserta».

FINANCIAMIENTO

El proyecto, construido por el consorcio Acciona-Abengoa, obtuvo financiación del Programa Laif de la Unión Europea y de KfW de Alemania, así como de un consorcio de bancos internacionales. En este punto es relevante destacar que la contribución IKI del banco de Desarrollo KfW se realiza mediante un préstamo de 53 millones de euros a Chile a través de Corfo, que a su vez, hizo entrega de los fondos al proyecto a través de un préstamo a un banco local. Mientras que la subvención de la Unión Europea, de 15 millones de euros en el marco de LAIF, también se ejecuta mediante KfW. Adicionalmente, se proporciona capital de deuda por 45 millones de euros a través de la financiación de proyectos del KfW IPEX-Bank y de un grupo de instituciones financieras internacionales y otros inversores.

Fuente: El Mercurio de Antofagasta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: