La Región Metropolitana tendrá un nuevo Santuario de la Naturaleza: la Laguna de Batuco

Con su declaración, la Laguna de Batuco pasará a ser parte de los 11 lugares de la región que ya tienen esta categoría de protección, como el Parque Yerba Loca y el predio de la Cascada de las Ánimas.

Aunque muchos todavía lo desconocen, la Laguna de Batuco y el humedal en el que se encuentran son un verdadero tesoro natural de la Región Metropolitana.

En la localidad de Batuco, al norponiente de la comuna de Lampa, se ubica este lugar valioso por su diversidad. De hecho, por este espejo de agua pasa cerca de un tercio de las aves de Chile.

Por eso y por otras características es que ese humedal es considerado el más importante de la región y uno de los más relevantes del país.

Un verdadero patrimonio ambiental que pronto tendrá protección oficial, porque el Consejo de Ministro para la Sustentabilidad acaba de declarar la Laguna de Batuco como Santuario de la Naturaleza.

Tras su revisión por parte del Ministerio del Medio Ambiente y el Consejo de Monumentos Nacionales, ayer se aprobó la solicitud que en octubre de 2019 presentó la Fundación San Carlos de Maipo, la que en 2016 compró las 300 hectáreas de laguna para recuperar este terreno que, hasta ese momento, estaba convertido en un semibasural.

“Una vez que se publique en el Diario Oficial, la biodiversidad de este lugar tendrá protección oficial. Además, se deberá manejar a través de un plan maestro con ciertos estándares que permitirán salvaguardar este importante ecosistema”, explica Raúl Perry, jefe de Programa de la fundación.

De esta manera, la Laguna de Batuco se convertirá en el décimo segundo Santuario de la Naturelaza de la Región Metropolitana, categoría que ya tienen lugares como el parque Yerba Loca y el predio de la Cascada de las Ánimas, en el Cajón del Maipo.

Los tesoros de la Laguna de Batuco

Desde hace un tiempo que el humedal y la Laguna de Batuco están abiertos al público, cuando la Fundación San Carlos de Maipo compró el terreno y habilitó 480 metros de pasarelas y tres miradores.

Aunque por estos días está cerrada debido a la cuarentena total, el resto del año se puede visitar de manera gratuita y conocer sus “tesoros”.

En especial entre los meses de junio y diciembre, cuando el espejo tiene la mayor cantidad de agua y hasta ahí llegan anidar aves como patos cuchara, tagüitas, garzas y hasta cuello negro.

Incluso, puedes apreciar visitantes “extraños”, como la espátula, un flamenco de color rosado muy difícil de encontrar en Chile y que desde hace un tiempo se ha dejado ver en el lugar (foto superior), ofreciendo un verdadero espectáculo.

Fuente: La Tercera

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: